viernes, septiembre 09, 2011

Por el amor de una mujer

“El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo”.
Goethe


Según rumores, el último “duelo a la primera sangre” que se tiene conocimiento en Santiago fue en diciembre del 87, en una caliente noche, en la que coincidió con la muerte de Luca Prodan y en la que Andrés Salas y Hugo Fernández, vecinos del barrio Juramento, ex amigos y circunstanciales “espadachines” del manubrio, probaron su valentía.
La causa de la deshonra, como siempre pasa en esta clase de trifulcas, fue por un traicionero personaje femenino, que pensó como un acto romántico y soñado el que sus candidatos se batiesen por ella.
Pero no entrare en detalles sobre la joven porque en estos momentos es una distinguida señora.
Recuerdo también que se hablo mucho de este innovador duelo, en el cual los dolidos contrincantes y sin testigos acordaron: buscarse en la noche pactada, por la ciudad, es decir como un juego de escondidas, en el cual valía rastrearse por toda la capital, cada uno con su ciclomotor Zanella y con un palo de escoba en la mano, sin casco, sin protección, sin padrinos y, una vez que se encuentren se “molerían a palos”.
A la cero horas del día 21, debía salir Fernández desde el barrio Autonomía y Salas desde el barrio Ejercito Argentino, los dos extremos de la ciudad en aquellos tiempos. Y recorrer las cuadras de acuerdo a la estrategia del deshonrado amante hasta dar con su oponente. En caso de no hallarse hasta que saliera la tenue luz del amanecer cada uno volvería a su casa y terminaría el desafío. La cuestión era probar la valentía al presentarse y demostrar lo que era capaz de hacerse por el amor de una infiel mujer, que jugaba con el sentimiento de ambos.
Al otro día, con sus respectivos amigos y conocidos, cada “palochín” lamentaba con impotencia la mala suerte de no habérselo encontrado por las calles a su rival para poder "machacarlo". Dijeron que se habían buscado barrio por barrio toda la noche pero fue inútil, que seguramente se cruzaban.
Con el tiempo… y ya maduros, no volvieron a amigarse a pesar que el sensual trofeo se casó con otro, hoy muy bien posicionado en la política.
Fueron, hasta el momento, los últimos duelistas santiagueños, sin importar lo ridículo de las condiciones, pero duelo al fin…
Mucho se especulo, sobre la veracidad de los relatos de estos “valerosos palochines”, pero por el hecho de no haber testigos ni padrinos, se comenta, que esa pactada noche del 21 de diciembre a las cero horas: ninguno de los dos valientes salio de su casa.