sábado, noviembre 07, 2009

Traición

“Las infidelidades se perdonan, pero no se olvidan jamás”.
Marquesa de Sévigné
Que infortunio lo mío, primera vez que me sucede, cuando siempre fui tan “cuidadoso” con las peripecias cariñosas…
Había ilusión, pasión, ternura, deseo, entusiasmo y mucho amor, pero… lamentablemente en un solo corazón.
Hace tiempo que me lo advertían mis íntimos amigos: “no te fíes de ella, te muestra docilidad, pero no es así… te miente cuando predica sobre la plena confianza, ella no cree en la fidelidad”.
Ilusión, pasión, ternura, deseo, entusiasmo y mucho amor, pero… lamentablemente en un solo corazón.
¡Y cuanta razón tenían!… me anduvo siguiendo la muy desconfiada… me descubrió en los pechos de la otra.