martes, enero 13, 2009

Maleficio

“Mal fin tenga tu cuerpo y tu comercio, que te veas arrastrándote como las culebras sufriendo de hambre, que tengas una sarna perruna por mucho tiempo, que si eres casado, tu fea mujer te ponga los cuernos y que los demonios te lleven el alma a las tinieblas”.
Expresión gitana
Según el frutero de la esquina de mi casa; Cachilo, justifica que la mala racha de su negocio en estos últimos dos meses, se debe a un perverso conjuro…
Fue en una mañana de plena venta, cuando apareció entre la gente una sucia gitanita que le insistió por un melón de regalo.
Ante la prepotente negativa de Cachilo, la niña a los alaridos le tiro un encantamiento.
Y desde ese curioso incidente que la clientela disminuyo considerablemente.
Hoy, me acerque al “hechizado” comercio para curiosear sobre el extraño alejamiento de sus asiduos consumidores. Y con la excusa de adquirir unas ciruelas y duraznos, quede impactado…
La maldición, anda por la frutería, pero es del signo pesos… los precios de Cachilo espantan.