domingo, diciembre 21, 2008

De prostitutas y taxistas

“Ante un imprevisto enfrentamiento, debo tener bien a punto mi ingenio y mis afiladas uñas”.
Illona Staller
Patricia, me relato que una vez se subió a un remis y el chofer al intuir su profesión le propuso que el viaje seria un regalo a cambio de algún tipo de complacencia sexual.
- Pero solo voy a cinco cuadras –
- No importa me “abonas” lo proporcional del corto recorrido –
- Pero, ya estamos llegando -
- ¡Dale! me haces lo que más te piden, pareces muy buena en lo tuyo –
- En ese caso, toma –
Le dio una fuerte cachetada.
- La mayoría de mis clientes son masoquistas – y se bajo.

lunes, diciembre 15, 2008

La Amaru Salinakuy

“El placer no es sino la felicidad de una parte del cuerpo”
Joseph Joubert
Los lugareños de Villa Atamisqui me comentaron sobre una rara y desconocida culebra que habita en la espesura del monte de la zona. Que por las noches se introduce en los ranchos buscando a solitarias campesinas.
Se desliza eróticamente entre sus piernas y las accede con delicadeza.
La mujer se entrega sin poder evitar la rápida y eficaz penetración del lascivo ofidio.
Les hace el amor provocando un maravilloso y firme espasmo.
Terminado el encantador acto sexual, sale de nuevo al monte y se encorva entre la vegetación esperando la siguiente noche.
Tuve el atrevimiento de bautizarla en quichua…
¡Me olvidaba!… por suerte para las mujeres, la culebra es estéril.


viernes, diciembre 12, 2008

Incompatibilidad de caracteres

“Por algo, Dios y el Diablo son solteros”
Emilio Díaz Silva
El dijo: - es imposible la convivencia – ella agacho la cabeza, asintiendo en silencio.
El juez sentencio: - advirtiendo que hay consentimiento de las partes, procedan.
Entonces el hombre se levanto y llevo a la mujer a lo profundo y oscuro del bosque, a una zona donde habitan los leones y lobos más feroces. La ató a un árbol de “manzano”, la beso y la dejo abandonada.
Al día siguiente regreso y recogió las osamentas de su cónyuge.
Y esa noche, en la soledad de su hogar, con una piedra trituró los huesos en un mortero hasta convertidos en una espesa crema gris.
Después mezclo la crema con barro, y moldeo hasta obtener un pequeño arco que deposito junto al fuego para que se oreará.
Mas tarde, tomo un cuchillo y suavemente se abrió el pecho a un costado del esternón. Recogió su artesanía que ya estaba seca, y lentamente la introdujo por la herida, haciendo que ocupara el lugar de su faltante costilla.
A la mañana temprano, pensando que al fin se había divorciado de su primera mujer… Adán sonriente salio a recorrer bosque.

lunes, septiembre 29, 2008

Precavida


“El interés sexual mueve toda clase de vicios”
Miguel Iglesias
Un elegante abogado, con fama de picaflor, llevo personalmente a la casa de mi amiga Silvina una esplendida cadena de oro de dieciocho kilates acompañada de un ramo de doce margaritas amarillas y blancas.
Dudando Silvina pregunto:
- ¿Cuánto me costara?
- Nada, es un regalo para tan amable persona.
- Entonces lo rechazo, después me costaría demasiado caro.
La joven señora sabe a que atenerse.



viernes, julio 25, 2008

Felices 455 años Madre de Ciudades

"Soy santiagueño, soy chacarera"
Peteco Carabajal
Mi pago es así:tranquilo… confiado… sencillo…
de brazos abiertos para el recién llegado.
No importa de dónde venga, de cómo o de cuando;
ni si es negro, morocho o blanco;
que puede ser rico… que puede ser pobre…
que algo le falte… o mucho le sobre…
importa que llegue,
que a poco de estar,
amigos y afectos no le han de faltar.

Mi pago es así:buenazo… callado…
poetas famosos a él le cantan con pasión.
Hay gente que dice que es tierra muy pobre…
¡mentira, chango!
abunda en riqueza por donde la miren…
chacareras, moroncitos, leyendas, danzas…

Mi pago es así:
inmenso… soleado…
su clima caluroso la fama le ha dado.
Sus bombos y rasguidos resuenan un canto,
que siempre alegran…
Por eso lo quiero…
Por eso le escribo…
Por eso los mis versos salen así…
Por eso yo digo,
¡Mi pago es así!
Tata Melcho

sábado, julio 12, 2008

Pan y torta

“Mejor uno tuyo, que dos que quizás tengas”
Proverbio francés

Compartiendo con mis amistades el cumpleaños de mi primo Miguel en su casa del barrio Belgrano y después de unas horas, cuando la celebración estaba decayendo nos pusimos a escucharlo a Omar, un amigo casi periodista, que se siente un fracaso, la victima eterna, pero gracioso cuando relata sus dramas y recurrente con sus dichos; tiene una manera casi ilustrada de contarlas.
Entre risas y torpezas de los invitados, Omar un tanto mareado por la cerveza, nos contó el episodio que le paso hace unos días.
“Un sábado, que no recuerdo cual, pero fue en esa semana que hizo bastante frío; yo tan feote que soy, en la pista del
boliche me sorprendo de poder conquistar con mi pobre perorata a una mujer muy atractiva, era fantástica, un primor.
Entre las sicodélicas luces y la música conversamos casi toda la noche, hasta que nos dimos unos apasionados besos y como en las películas, para mantener el misterio, no intercambiamos números de celulares, pero pactamos en vernos la próxima semana en el mismo lugar. Esa madrugada no pude ganar el sueño, de lo entusiasmado que estaba con semejante belleza.
Al otro sábado cuando nos encontramos como estaba planificado, después de los amorosos besos y halagos por mi parte, nos fuimos a bailar unos lentos ochentenos.
Era fascinante sentir su cuerpo pegado al mío y con ese exquisito perfume en su cuello. Otra vez iba a ser la noche de mis sueños.
Pero para mi sorpresa, note que, cada vez que dábamos suavemente la vuelta, atrás de ella entre la tenue luz azul había una tentadora figura femenina solitaria que me observaba. Lo confirme con la siguiente vuelta, a la cual devolví la cómplice mirada. Al otro giro ya se sonreía, entonces le regale una picara sonrisa guiñándole un ojo.
Dentro de mí me sentía un verdadero Rey León, estaba con tremenda mujer entre mis brazos y había otra rondándome por caer en mis garras.
A la próxima vuelta ya le tire un sensual beso… a lo que la dama que estaba conmigo me dijo tiernamente al oído: "si te seguís haciendo el loco con mi hermana me voy a la mierd...”
Muchachos, me quede sin el pan y sin la torta”.



viernes, mayo 30, 2008

Helada histórica


"Da Dios el frío conforme al vestido"
(Anonimo)

¡La temperatura llegó a los 6,8º bajo cero!, registrando un récord del año en Santiago del Estero.

miércoles, abril 23, 2008

De adorno

“Soy ciego a lo vedado”
(anónimo)
¿Se logra ver lo que dice el cartel blanco?

domingo, abril 06, 2008

Errante alma

"Es la historia de un amor como no hay otro igual..."
Carlos Eleta Almarán



Agitada reclamas quien te redima del divino castigo.
El amor ilícito por tu misma sangre es la cadena que arrastras.
Noches deambulando en busca del valiente corazón que despeje tu cruel forma.
Espantas con tu lastimero aullido de socorro.
Vedado intimar con quien no debes. ¡Pecado imperdonable!.
“Tu penitencia… vagar por las penumbras en cuatro patas”.
Preciosa de día, bestial de noche.
Madre y amante.

domingo, marzo 16, 2008

Aflicción

"Las drogas destruyen tu memoria, respeto y autoestima."
Kurt Cobain
Nunca me dejaron salir a jugar por la siesta.
Para entretenerme, deliraba en cazarlo al duende sombrerudo “ese” que escondía y torturaba niños.
Hasta que un día lo atrape y no volvió a molestar.
Ahora que lo quiero indultar, rechaza resurgir, le da temor como están los chicos de hoy.
Las tranquilas siestas de Santiago ya no son como las de antes.

lunes, febrero 11, 2008

El olor


“Gula y vanidad, crecen con la edad”. (Anonimo)
Desde su nueva e incomoda casa, don Miguel Bonahora, punteando con la guitarra cualquier nota, entre lamentos y risas masticando unas aceitunas, me confesó que añoraba su antiguo barrio de toda su vida: “El Huaico Hondo”; que por culpa de una hediondez se tuvo que marchar ridículamente…
“Ese olor” en su cuarto de la vieja casa se hizo nauseabundo e insoportable.
Al principio no era constante y venia de a ratos; pero pasaron los días y el aroma se convirtió en más persistente y pestilente.
Su mujer creyó que penetraba por la ventana que daba al fondo de un terreno baldío cercano, talvez algún animal muerto o la basura tirada por los vecinos.
Después buscaron por debajo de la cama, en algún calzado, arriba de los muebles, entre los cajones, en diarios viejos, pero nada, el olor estaba instalado en la pieza pero no se explicaban su origen.
Fueron semanas conviviendo con ese tremendo aroma; no se podía dormir por el tufo a “mier… coles”, hasta que no falto el amigo supersticioso que comentó, “son cosas de espantos que anuncian algo malo”. Entonces don Bonahora, hombrecito miedoso que es, ejecuto distintos rituales y ridículos artilugios para espantar la eventual desventura y correr a esos sucios espíritus: desparramó sal por la habitación, vinagre, kaotrina, alcohol, leche, cebolla picada, rezó setenta mil padrenuestros, gastó en sahumerios, lavandinas de todas las marcas, hasta pétalos de rosas; ya no se sabia si era peor el remedio que la enfermedad con tanta mezcla de “bálsamos”; pero al rato el mal olor brotaba de nuevo.
No se podía convivir con esa “fragancia”, había que retirarse de la casa, excusa también de su mujer para acercarse a vivir más al centro.
Ante la tristeza por la decisión de vender la propiedad, asomó una buena noticia, se aproximaba su primer nieto, de Martita su única hija.
Ya vendida la casa y en pleno traslado de la camioneta flete, entre la ropa guardada en el ropero de don Bonahora repentinamente salio el hediondo olor y de uno de los sacos de los trajes solemnemente archivados, del bolsillo cayeron al suelo algo similar a dos piedras arrugadas.
Y retornó a su memoria la hermosa noche del casamiento de su bella hija, un año atrás; de glotón y con vasos, copas y botellas de más, había escondido entre los bolsillos dos gordas empanadas para comérselas al otro día…
Ese olvido de meses y la mala costumbre de guardar y “mezquinar” comida; le costo su apreciada casa. Esas inocentes empanadas podridas fueron el efecto del “fenomenal” hedor… pero ya no había marcha atrás, la casa ya estaba vendida.
Después de narrarme lo ocurrente de su traslado; a modo de nostalgia se puso a tararear “Mi Barrio” y descubrí que el distorsionado sonido de la guitarra se debía que adentro tenia varias aceitunas fermentadas… olvidadas.